Desde hace varios meses se viene estableciendo la tesis de la tercera dosis requerida para potenciar la efectividad de la vacuna contra el COVID. Esta nueva dosis traerá cambios importantes de los certificados sobre todo en la validez.

Desde el punto de vista turístico se acerca un cambio importante que todos los viajeros deberán tomar en cuenta antes de iniciar su aventura. El primer país en dar el toque de campana fue Israel donde se estableció que se podría viajar al país siempre y cuando se contara con el certificado de vacunación, pero que la última dosis no podrá superar los seis meses desde su colocación.

Ahora llegó el turno de Austria que dentro de las nuevas medidas para combatir la nueva ola del virus, impuso que desde la apertura de las fronteras luego del 13 de diciembre solo se permitirá acceder a los viajeros con certificado de vacunación, donde figure que la segunda dosis fue colocada antes de los nueve meses. Por tanto el viajero que no esté dentro de este margen no podría ingresar al territorio. 

Junto con la tercera dosis estas medida pareciera que irá ganando terreno y la vacunación se convertirá en un trámite más antes de realizar cualquier viaje, recordando lo que ocurre con la vacuna contra la fiebre amarilla.