Las catatumbas de París es un lugar no apto para todo el mundo , y que en la mayoría de rutas turísticas no se incluye, pero si buscas conocer la historia de París desde todos los ángulos este lugar no puede faltar.

Las catatumbas de París se podrían definir como un gran cementerio en las profundidades de la ciudad pero que a su vez se podría definir como un museo e incluso sirvió como punto de rituales ocultistas.

Su origen se remonta a las minas de donde se extraía piedra caliza desde la época romana, pero no fue sino hasta el siglo XVIII cuando se comenzó a utilizar como cementerio. 

El uso como cementerio fue debido al exceso de cadáveres que había en la ciudad, muchos de ellos producto de las abundantes enfermedades y de las revueltas que sumergieron a la ciudad en un caos durante el 28 y 29 de agosto de 1788.

Este peregrinaje de cadáveres desde los cementerios hasta las minas duraría por 15 meses hasta 1870, con un estimado de seis millones de cadáveres en sus entrañas.

El orden que se observa actualmente se debe al inspector Hericart de Thury quien decidiera darle un ambiente museográfico y monumental, al caos reinante hasta ese momento.

Las catatumbas reciben visitantes desde 1809, en la actualidad son más de medio millón de personas que recorren sus 1.5 km habilitado al público, siendo más de 300 kilómetros el tamaño de todo el complejo.

La entrada la puedes comprar por internet (Muy recomendado) un día antes y está en torno a los 14 euros. 

Para la visita es muy importante ir con zapatos cerrados y en la actualidad llevar mascarilla FFP2. Recuerda que es un lugar donde se debe guardar respeto ya que fueron seres humanos y sobre todo no intentar llevarte nada, al finalizar revisan el equipaje.