He descubierto que cuando haces #solotravel siempre te cruzas con angelitos que te hacen la vida más fácil. En Paris tuve a Marie, en Florencia a Mario, en Napoli a Szilard. A veces solo hay que preguntar una dirección y voilá, tienes un nuevo amig@.